Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Advierten 6,7 millones de niños podrían sufrir malnutrición en 2020 debido a la pandemia

Advierten 6,7 millones de niños podrían sufrir malnutrición en 2020 debido a la pandemia

SANTO DOMINGO.- En 2020, otros 6,7 millones de niños menores de 5 años podrían sufrir desnutrición aguda severa como resultado de las repercusiones socioeconómicas de la pandemia de la COVID-19, advirtió hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En este sentido, el organismo internacional pidió que se acelere la adopción de medidas para prevenir y tratar la malnutrición causada por la pandemia, mientras la comunidad humanitaria hace un llamamiento por valor de 2,400 millones de dólares para mejorar la nutrición materna e infantil.

Esta información se revela, según un análisis publicado en The Lancet, donde destaca que el 80% de esos niños procederían de África Subsahariana y Asia Meridional, y la mitad de ellos provendrían de esta última región.

En el ámbito mundial, basado en el análisis de The Lancet, la prevalencia de la desnutrición aguda severa entre los niños menores de 5 años podría aumentar en 2020 en un 14,3% en los países de ingresos bajos y medios debido a los efectos socioeconómicos de la COVID-19. Ese aumento de la malnutrición infantil se traduciría en más de 10, 000 muertes infantiles adicionales por mes, de las cuales más del 50% se producirían en África Subsahariana.

Sin embargo, en República Dominicana varias agencias del Sistema de Naciones Unidas están realizando, juntamente con organizaciones de la sociedad civil, una encuesta periódica sobre Impacto Socioeconómico de la COVID-19 en las familias con mayores vulnerabilidades, para comprender cómo la crisis sanitaria y socioeconómica ocasionada por la pandemia está afectando los hogares en distintas dimensiones del desarrollo.

La primera ronda de esta encuesta, en el mes de mayo, mostró que al 76.7% de las familias les preocupaba no tener suficientes alimentos, un 29.2% reportó que en las últimas semanas habían tenido que reducir el número de comidas por día, un 42.2% reporta que han reducido la porción o cantidad de alimentos servidos y un 4.6% que alguien de la familia ha pasado días enteros sin comer. En general, el 57.2% de las familias indica padecer de al menos una de estas tres carencias. Estos porcentajes se aumentan entre los hogares con jefaturas de hogar femeninas y ubicadas en las zonas rurales.

Ante los resultados arrojados por el estudio, UNICEF en el país, comenzará en las próximas semanas en coordinación con el Ministerio de Salud Pública (MSP), el Servicio Nacional de Salud (SNS), agencias de Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales, un programa para tratar a 20,000 niños con desnutrición aguda con alimentos terapéuticos listos para consumir.

Los organismos de las Naciones Unidas advierten que el aumento estimado de la desnutrición aguda severa es solo la punta del iceberg. La COVID-19 también aumentará otras manifestaciones de la malnutrición en niños y mujeres, como el retraso en el crecimiento, las carencias de micronutrientes y el sobrepeso y la obesidad, como resultado de una alimentación más deficiente y la interrupción de los servicios de nutrición. Los informes de UNICEF durante los primeros meses de la pandemia sugieren una reducción general del 30% en las coberturas de los servicios de nutrición esenciales, que son a menudo de una importancia vital.

En un comentario del informe de The Lancet, también publicado hoy, los jefes del UNICEF, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial de la Salud advirtieron que la pandemia de la COVID-19 está socavando la nutrición en todo el mundo, en particular en los países de ingresos bajos y medianos, y que las peores consecuencias recaen en los niños pequeños. Cada vez es mayor el número de niños y mujeres que están sufriendo malnutrición debido al deterioro de la calidad de su alimentación, la interrupción de los servicios de nutrición y las perturbaciones creadas por la pandemia.

Agenda de Salud