Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Beneficios del parto vaginal

Beneficios del parto vaginal

Autor: Laura M. Moreta Monegro. Estudiante de cuarto año de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

En los dos últimos siglos la medicina ha irrumpido de forma violenta en el proceso de parto, restándole libertad a la mujer, alejándole de sus seres queridos, obligándola a permanecer inmóvil, recostada en una posición incómoda, dolorosa y anti-fisiológica.

El exceso de intervención en el proceso de parto, ha hecho que las últimas generaciones de mujeres hayan experimentado una vivencia dolorosa en una de las etapas más importantes de la vida de una mujer. La generalización de esta experiencia traumática ha colaborado para crear una cultura de miedo alrededor de una etapa que tendría que ser de tranquilidad y descanso, con el alarmante incremento en los índices de Cesárea.

El objetivo de este artículo es dar a conocer los beneficios del parto vía vaginal, siempre y cuando no haya complicaciones para realizarlo.

El parto vaginal ha demostrado tener múltiples beneficios, tanto para la madre como para el recién nacido, en comparación con la cesárea. Entre los beneficios que este presenta en el recién nacido, el parto vaginal se ha asociado a menor morbilidad respiratoria, porque el mecanismo de expulsión vaginal ayuda a eliminar líquido de los pulmones disminuyendo así la probabilidad del síndrome de dificultad respiratoria(SDR).

Por otra parte el hecho del producto pasar por el canal vaginal lo expone a una amplia microbiota, lo cual juega un papel fundamental en el desarrollo del sistema inmunológico del recién nacido. De hecho existe asociación entre el parto vía cesárea a un mayor riesgo de alergias alimentarias, rinitis alérgica, asma, enfermedad de Crohn y diabetes mellitus tipo I.

En cuanto al riesgo materno, el parto vaginal ha demostrado menores tasas de: morbilidad severa, hemorragia posparto, histerectomía obstétrica, embolia de líquido amniótico, muerte materna y, menor complicaciones de anestesia. Además pacientes con cesárea tienen mayor riesgo de infección de la herida operatoria y en un embarazo siguiente mayor probabilidad de rotura uterina, placenta previa y acretismo placentario, comparado con mujeres que han tenido un parto vaginal.

Las mujeres cuyo primer parto se resolvió por cesárea, tienen mayor riesgo de infertilidad conyugal y de muerte fetal in utero. En esta pequeña revisión hemos comprobado los beneficios maternos y perinatales del parto vaginal y es posible concluir que la operación cesárea se ha transformado en un problema a nivel mundial, por su elevada incidencia, justificada habitualmente por razones espurias, y no en la búsqueda de la mejor atención médica.

Referencias

1) Carvajal J, Martinovic C, Férnandez C. Parto natural ¿Qué nos dice la evidencia? [Internet]. Pdfs.semanticscholar.org. 2017 [cited 4 March 2020]. Disponible en: https://pdfs.semanticscholar.org/0627/6e20335755ded2cbade0336d088d3e834425.pdf

2) Barragán A. Parto en el agua [Internet]. Dspace.unl.edu.ec. 2009 [cited 4 March 2020]. Disponible en: https://dspace.unl.edu.ec/jspui/bitstream/123456789/7845/1/ANDREA%20BELEN%20BARRAGAN%20ERAZO.pdf

Agenda de Salud