Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Cómo afecta la pandemia del COVID-19 la salud mental?

¿Cómo afecta la pandemia del COVID-19 la salud mental?

Desde el pasado 23 de marzo, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y el Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI), han puesto en funcionamiento una línea telefónica de apoyo psicológico ante esta situación de pandemia, con el objetivo de ofrecer ayuda y colaborar en la mitigación de situaciones psicológicas y emocionales que pueda presentar la población, así como posibles referimientos a las entidades correspondientes. 

A la fecha, se han atendido 76 casos, de los cuales el 66 por ciento son mujeres y el otro 34 por ciento  hombres, en su mayoría son jóvenes con un promedio de 35 años de edad (16-72). El 59 por ciento de las llamadas atendidas son del gran Santo Domingo. 

Dentro de las principales manifestaciones que reporta la población se pueden mencionar las siguientes: 

Miedo a enfermarse o que un familiar cercano se contagie, contagiarse y ser aislado de toda la familia, fallecer o que fallezca algún familiar, preocupación por la condición económica del hogar, preocupación la salud física actual y posibles complicaciones frente a un contagio, miedo a la pérdida de empleo, ansiedad por presentar síntomas físicos como tos, fiebre, dolor de cabeza, entre otros, ansiedad por el encierro, preocupación por la violencia y agresividad de sus hijos por el encierro y problemas para conciliar el sueño. 

Al analizar los datos, los psicólogos observaron la vulnerabilidad de las mujeres dominicanas, pues la mayoría de las familias son matriarcales. Una madre deberá cargar con el estrés de los hijos, de los demás familiares y las emociones de ella misma, lo que la hace susceptible a padecer un problema de salud mental como depresión, ansiedad, estrés postraumático e inclusive a ser víctima de violencia.

En los hombres se esperarían más casos de consumo de bebidas alcohólicas y drogas, agresividad y violencia, sustentado sobre el pobre manejo de las emociones que presenta esta población; sumado a esto una cultura machista,  que no permite que el hombre busque ayuda de un profesional de la psicología, en la mayoría de los casos. 

Los niños y adolescentes también pueden presentar reacciones psicológicas y emocionales, pero estos no lo manifiestan oralmente como lo hacen los adultos; pueden presentar regresiones infantiles, como orinarse en la cama, hablar como bebé, tener conductas agresivas, problemas de sueño, concentración o hasta un retraso del aprendizaje.

La línea telefónica de apoyo psicológico está dirigido a todo el territorio nacional y se han ofrecidos atenciones a diferentes provincias, tales como: Barahona, Espaillat, Monseñor Nouel, La Altagracia, La Vega, Monte Plata, Santiago, San Cristóbal, San Francisco de Macorís, San Juan de la Maguana, San Pedro de Macorís, Santo Domingo, La Romana, Mao y Sánchez Ramírez.

Esta línea de apoyo está conformada por un grupo de profesionales de la salud física y mental, que se han dispuesto a ofrecer apoyo a todos los necesitados de orientación en estos momentos de pandemia, con diferentes horarios, sin embargo las horas en que se reciben más llamadas es entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche.

La intervención telefónica está diseñada bajo un protocolo estricto, con un sistema de monitoreo y evaluación que permite el seguimiento de los casos y la detección temprana de personas que se encuentren en situaciones de riesgo o peligro. 

En este sentido, se han identificado 7 personas que están en riesgo por su alta vulnerabilidad y su salud mental. Los datos fueron referidos al Ministerio de Salud Pública para el seguimiento correspondiente.

Agenda de Salud