Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Control de crisis epilépticas a través de la estimulación del nervio vago

Control de crisis epilépticas a través de la estimulación del nervio vago

Autor: Rosanel Veras Amador. Estudiante de Medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Miembro del comité SCOPH. Miembro del Subcomité Salud Mental. Organización Dominicana de Estudiantes de Medicina (ODEM).

La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a personas de todo el mundo y todas las edades. Es una de las enfermedades conocidas más antiguas, y ha estado rodeada de temores, desconocimiento, discriminación y estigmatización social durante siglos. Esta estigmatización persiste hoy en muchos países y puede influir en la calidad de vida de los pacientes y sus familias. 

¿Es usado para todos los pacientes que padecen epilepsia? 

El control de las crisis epilépticas a través de la estimulación del nervio vago es utilizado aproximadamente en un tercio de las personas con epilepsia que no responden totalmente a los medicamentos anticonvulsivos. Esta puede ser una opción para reducir la frecuencia de las convulsiones.

Durante las últimas décadas, gracias al progreso tecnológico y a los avances fisiopatológicos, han adquirido gran auge las técnicas de potenciación de los mecanismos fisiológicos de facilitación o inhibición del sistema nervioso en diferentes campos neuroquirúrgicos. Así, diversas técnicas de neuroestimulación, con resultado dispar, se han venido utilizando en el tratamiento de la epilepsia refractaria al tratamiento farmacológico convencional.

El sistema de estimulación del nervio vago, consta de un generador de impulsos eléctricos de unos 55 mm de diámetro y 7 mm de espesor, que se implanta en un bolsillo subcutáneo a nivel infraclavicular, y un electrodo helicoidal bipolar que se dispone alrededor del tramo cervical del nervio vago izquierdo, y que está unido por un cable de conexión con el generador. 

El procedimiento quirúrgico requiere la realización de dos incisiones diferentes, una a nivel cervical para la implantación del electrodo de estimulación; y, otra a nivel infraclavicular para el alojamiento del generador. El generador de impulsos eléctricos es una batería simple de litio encastrada en un módulo de titanio, similar al de los marcapasos cardíacos, que en su parte superior tiene una cabeza de resina con un receptáculo para adaptar el cable de conexión que prolonga el electrodo de estimulación.

Alrededor de un tercio de los 90 mil pacientes con epilepsia estimados en el país no responden a los tratamientos, por lo que podrían requerir de procedimientos quirúrgicos para controlar las alteraciones eléctricas cerebrales provocadas por la enfermedad, en esto radica la importancia del conocimiento para los lectores del área de la salud saber sobre el control de crisis epiléptica a través de la estimulación del nervio vago.

Referencias bibliográficas

1. Garcia M, Sanchez M, broseta j. [Revista]. Scielo. 2008 [citado 4 abril 2020].

2.Palacios L. [en línea]. Scielo. 2000 [citado 4 abril 2020].

Agenda de Salud