Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Embarazo de alto riesgo: ¿Qué se puede hacer para disminuir su incidencia en el país?

Embarazo de alto riesgo: ¿Qué se puede hacer para disminuir su incidencia en el país?

Los avances en los medios diagnósticos y el aumento del interés en el cuidado de la mujer embarazada han permitido que se diagnostique con mayor frecuencia los embarazos de alto riesgo.

Cada vez más los especialistas son acuciosos en la evaluación de la mujer gestante y de su criatura. Esto, permite detectar la existencia de factores asociados que pueden afectar de manera negativa la salud de la madre o del feto.

En República Dominicana el aumento de diagnósticos de embarazo de alto riesgo tiene otros factores. Según explica el doctor César López, tesorero de la Sociedad Dominicana de Obstetricia y Ginecología (SDOG) otros factores son el embarazo en adolescentes, extranjeras sin control prenatal previo, anemias severas en embarazadas y que muchas mujeres reciben atención en lugares que se desconoce la evolución de ese embarazo.

De acuerdo con el especialista existen otros factores que han aumentado esta problemática en el país, como el diagnóstico tardío de condiciones que ponen en riesgo ambas vidas como son la diabetes, hipertensión, infecciones vaginales y urinarias a repetición, prematuridad, bajo peso y en algunos casos el nivel de educación de las embarazadas no les permite reconocer cuándo buscar atención especializada o la buscan pero son atendidas con demora por situaciones médicas o de la institución a la que acuden.

Se estima que en promedio el 10 por ciento de las embarazadas acudirá con una condición de riesgo durante su gestación y de no tratarse de manera oportuna, esta evolucionará y requerirá atención de más alto nivel y debe ser referida. El doctor López explica que no referirse en el momento oportuno, podrían terminar con secuelas mayores tanto la embarazada como su bebé y morir uno o ambos.

Asegura que los especialistas dominicanos están preparados para salvar vidas en esta situación de riesgo y la SDOG se ha empeñado en preparar a sus miembros a nivel nacional y este año realizarán Jornadas de Actualización, centradas en el campo obstétrico y la atención de las complicaciones del embarazo y su manejo.

Salvar vidas en obstetricia, explica el doctor, requiere del compromiso de todos, el Estado, el Colegio Médico Dominicano, las Sociedades Especializadas y también la madre gestante y su familia y la SDOG, con su presidente doctor Jorge Vargas a través del lema “Ni una Muerta más, la Mortalidad Materna y Perinatal, asumámosla como compromiso de Todos” busca integrar a todos los actores en esta lucha.

Recomendaciones
A pesar de los avances en el diagnóstico y de la capacitación que reciben los médicos la mortalidad materna es alta en el país. Para contrarrestar esta situación el doctor López explica que debe haber mejor organización en salud y hacer inversión en atención primaria y oportuna.

“Debemos tener funcionarios, ejecutivos, dirigentes, líderes, médicos, personal sanitario, pacientes, familia, responsables de que, la inversión en salud sea real y llegue con la misma calidad a los niveles de pobreza extrema de nuestros barrios y de manera idéntica en calidad de atención, de la que pueda llegar a sectores más favorecidos y que los centros de atención periférico sean funcionales, que en esos sectores, reciban atención de salud comunitaria, sin necesidad de llegar a los grandes centros ya de por sí súper congestionados y donde cada consultorio atiende 50 pacientes por tanda”, asegura el especialista.

Agrega que el sistema de salud debe ofrecer confort para quien espera en una consulta y para quien ofrece el servicio, mejorar el acceso a medicamentos de calidad a bajo costo y un nivel de educación a los usuarios del sistema, para que no solo acudan al médico ante una enfermedad y crear conciencia sobre la alimentación saludable y el ejercicio físico.

A juicio del doctor se debe remunerar de manera adecuada al personal de salud y realizar auditoría de calidad de servicio a todos los responsables de brindar las atenciones y que haya un sistema con régimen de consecuencias para quienes fallen en la administración y aplicación de los protocolos médicos y administrativos.

Por: María Santana.

Agenda de Salud