Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Influencia de la cultura en el tratamiento y aparición de los trastornos mentales

Influencia de la cultura en el tratamiento y aparición de los trastornos mentales

Autora: Heyliana Marte Abreu, estudiante de Medicina de 2do año del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC). Miembro del Comité Permanente en Salud Pública (SCOPH) de la Organización Dominicana de Estudiantes de Medicina (ODEM).

La cultura se refiere a los sistemas de conocimiento, conceptos, reglas y prácticas que se aprenden y transmiten de generación en generación. La cultura incluye lenguaje, religión y espiritualidad, estructuras familiares, etapas del ciclo de vida, rituales ceremoniales y costumbres, así como sistemas morales y legales. Las culturas son sistemas abiertos y dinámicos que sufren cambios continuos a lo largo del tiempo; En el mundo contemporáneo, la mayoría de los individuos y grupos están expuestos a múltiples culturas, que utilizan para crear sus propias identidades y dar sentido a la experiencia. Estas características de la cultura hacen que sea crucial no generalizar demasiado la información cultural o los grupos de estereotipos en términos de rasgos culturales fijos (1)

El concepto de persona no se refiere directamente al yo, definido como el locus de autoconciencia, introspección e imaginación, sino también a la construcción cultural de la persona como entidad social, junto con sus nociones morales y jurídicas (2). Las psicoterapias tienen como objetivo promover un cambio adaptativo en la experiencia y el comportamiento de la persona, lo que quiere decir que el objetivo está incrustado en un contexto social y cultural que promueve o sanciona a una particular noción de personalidad. Si cada sistema de psicoterapia depende de modelos implícitos de personalidad, que varía entre culturas, entonces los objetivos y métodos terapéuticos cambian ya que se debe considerar el concepto cultural de la persona (2)

En un estudio realizado, con el objetivo de revisar contextos culturales africanos se determinó que muchas culturas africanas, se determinó un marco práctico que puede guiar a los terapeutas que trabajan con clientes africanos. Estos individuos manifestarán su personalidad a través de la conexión entre 3 marcos: (a) el marco espiritual, incluyendo a Dios, antepasados ​​y espíritus que influyen en la persona; (b) agencia social, incluyendo la familia, el clan y la comunidad, con extensión a la humanidad; y (c) la autogestión, que es responsable de la experiencia interna de la persona. Esta forma distintiva de la personalidad subyace a los conceptos de la persona “normal”, la comprensión de la enfermedad mental, el comportamiento de búsqueda de ayuda y las necesidades y expectativas de los pacientes (2)

¿Qué nos quiere decir esto? Que es importante conocer la cultura en la cual el individuo se desenvuelve y con la cual se identifique, para así poder dar terapias de calidad.

En el caso de los inmigrantes, cuando estos se adaptan a los contextos multiculturales de los países de reasentamiento, enfrentan varias demandas de aculturación, que también pueden afectar su salud mental de manera adaptativa o peligrosa. Una de estas tareas de aculturación implica desarrollar la competencia cultural necesaria para prosperar y participar socialmente dentro del patrimonio y los dominios culturales mayoritarios. Desde una perspectiva de salud mental pública, es importante tener un conocimiento profundo sobre los factores de riesgo y protección relacionados con la aculturación (3).

Las formulaciones teóricas y los hallazgos empíricos han señalado que la competencia de importancia para uno mismo y la capacidad de ejercer control sobre las cosas que uno valora son críticas para la depresión. Factores como la edad, la etapa de desarrollo, las demandas contextuales, la proporción de población de origen no inmigrante a inmigrante en la comunidad y el grupo de comparación pueden afectar la percepción de los individuos sobre la relevancia y el valor de competencias específicas (3)

Las futuras investigaciones experimentales y no experimentales deben tratar de desenredar los predictores del desarrollo, individuales y contextuales de la competencia cultural y su relación con los índices de salud mental. Esto puede proporcionar información importante sobre cómo los niños y los jóvenes aprenden y desarrollan los recursos culturales que necesitan para participar y adaptarse con éxito en contextos de aculturación. (3)

Referencias bibliográficas:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. (2013) Manual de diagnóstico y estadística de trastornos mentales (5ª ed.).

2. Kpanake. Cultural concepts of the person and mental health in Africa. Psiquiatría transcultural. [Internet] (2020) 55(2), pp. 198-218. https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/1363461517749435

3. Oppedal, B. et al. Culture competence and mental health across different immigrant and refugee groups. BMC Public Health. [Internet] (2020) 20(1). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7059687/

Agenda de Salud