Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

IX Congreso Internacional de Geriatría (5ta. parte)

IX Congreso Internacional de Geriatría (5ta. parte)

Dr. Rafael Bello Díaz
Director del Campus Virtual
809-5442812 ext. 2246
rbello@ucsd.edu.do
www.ucsd.edu.do

El IX Congreso Internacional de Geriatría ha centrado todos sus esfuerzos en promocionar un envejecimiento saludable; además lograr que el Estado dominicano se comprometa con promocionar un envejecimiento sano, mediante planes de acción destinados a maximizar la capacidad funcional que el gobierno y otras partes intervienen, y las personas adultas mayores estabilizadas en una plataforma de apoyo al Decenio del Envejecimiento 2020-2030.

Desde que la Sociedad Dominicana de Geriatría fue creada por el doctor Tabaré de los Santos, al regresar de su formación en España, en 1979, su inserción ha sido más lenta de lo esperado. Con un ya mencionado déficit de geriatras que no ha sido colocados en posición de mejorar la esperanza de vida de los gerontes.

Sobre todo en gerontes varones se necesita la vacunación de la inmunización propia del envejeciente, según el doctor Carlos Rodríguez, infectólogo formado en Brasil en su conferencia en el congreso, por lo que la sociedad requiere al Servicio Nacional de Salud el desarrollo de una política pública de vacunación universal del millón de personas mayores de 60 años o más de todas sus vacunas: tétanos, sobre herpes, neumococo, entre otras.

Pero mientras los sistemas y la población de salud del siglo XXI continúan sin estar adaptadas para entender las necesidades asistenciales del adulto mayor en la República Dominicana el modelo ha estado fragmentado y centrado en la enfermedad obviando por completo la prevención y modelos tan importantes como la fragilidad y las funciones que son los verdaderos determinantes de la salud.

Las más recientes convocatorias del Ministerio de Salud Pública y el Servicio Nacional de Salud de concursos para el nombramiento de médicos especialistas en los hospitales solo se centra en cardiólogos, pediatras anestesistas e intensivistas y ningún cargo de geriatras, ni en el Cibao ni en Santo Domingo, dejando desprotegidos de las enfermedades y complicaciones que en la mayoría de los casos no son detectadas y son confundidas. Esta situación permite el desarrollo de un atraso de 50 años en la sanidad pública con respecto a países como Argentina, Brasil, Chile.

Agenda de Salud