Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Osteoporosis: Importancia de conocer acerca de sus causas, su evaluación, y sobre cómo evitarla

Osteoporosis: Importancia de conocer acerca de sus causas, su evaluación, y sobre cómo evitarla

sonia.jpg

Autora: Sonia Ivette Alicea, estudiante de 4to año de Medicina de la Universidad Iberoamericana (UNIBE). Miembro de la American Medical Student Association (AMSA), Asociación de Estudiantes de Medicina UNIBE (AEME), Internal Medicine Interest Group UNIBE (IMIG), Grupo de Cardiología de UNIBE (GCU), y del Comité Permanente de Salud Pública (SCOPH) de la Organización Dominicana de Estudiantes de Medicina (ODEM).

La osteoporosis es una enfermedad degenerativa de los huesos muy común en la edad avanzada, y afecta a hombres y mujeres de todas razas; siendo la población que corre mayor riesgo las mujeres blancas y asiáticas, especialmente en edad postmenopáusica (1). Esta se define como un desorden metabólico de los huesos, donde se muestra una densidad ósea baja, lo cual aumenta la fragilidad del hueso (2). En esta se muestra que la perdida de tejido óseo es más rápida que la generación de hueso nuevo, resultando en el deterioro del tejido óseo (1). Esta enfermedad requiere sin duda un monitoreo constante a la población en riesgo, ya que por lo regular en sus etapas iniciales no presenta síntomas. Tener conocimiento sobre la definición de esta enfermedad, y saber estrategias de cómo evitarla es crucial, no solo para profesionales de la salud, sino también, para la población en general. La prevención de la osteoporosis es la meta principal, esto con el fin de disminuir el riesgo de complicaciones graves.

Los factores de riesgo de osteoporosis se pueden dividir en dos grupos, los no modificables, y los modificables. Entre los no modificables se encuentran: el sexo (las mujeres son mas propensas), la edad (el riego aumenta con la edad, siendo >65 a-os los de mayor riesgo), raza (blancos y asiáticos son más propensos), antecedentes familiares presentes, y baja masa ósea (1). También, se encuentran el tener bajo índice de masa corporal, e historia médica pasada de fractura ósea (2). Por otro lado, los factores de riesgos modificables son: los niveles hormonales (ej: hormonas sexuales bajas, y/o niveles altos de hormona tiroidea), bajo consumo de calcio y/o vitamina D, restricción extrema de ingesta de alimentos y el bajo peso, uso de algunos medicamentos (ej: corticosteroides, como también, algunos medicamentos para evitar convulsiones, cáncer, y rechazo de trasplante), estilo de vida sedentaria, consumo excesivo de alcohol, consumo de tabaco, entre otros (1). Es por esto que mantener una vida activa con ejercicios de fuerza, comer una dieta saludable y balanceada, y evitar los hábitos tóxicos ayudan para la prevención de osteoporosis. Educar y ayudar a mejorar las condiciones de los factores de riesgo modificables en los pacientes es una de las metas principales de los profesionales de la salud.

Como fue antes mencionado, la osteoporosis en sus etapas iniciales no presenta síntomas. Sin embargo, cuando el paciente sufre un desgaste óseo notable, este puede presentarse con signos y síntomas de sus complicaciones. Por la debilidad ósea, estos pacientes comúnmente se presentan con fracturas, principalmente de la columna vertebral o la cadera, siendo estas las complicaciones más graves de la osteoporosis (1). También se pueden observar fracturas de muñeca y fémur. Estas fracturas pueden causarse por caídas, presión o tensión, golpes, movimientos repentinos, estornudar o toser, entre otros; siendo la causa dependiente de cuán avanzado esté el desgaste.

En una radiografía simple, los huesos afectados pueden mostrar osteoporosis cuando esta se encuentra en una etapa muy avanzada (3), sin embargo, es solo una sospecha, y este diagnóstico debe ser confirmado con otras pruebas. Entre los métodos diagnósticos para la detección de osteoporosis se encuentra: la prueba de densidad mineral ósea (DMO), la cual se utiliza para identificar si hay osteoporosis, determinar el riesgo de fracturas, determinar la tasa de perdida ósea, y medir la respuesta del paciente al tratamiento de la osteoporosis. Una de las DMO más reconocida es la prueba de densidad ósea de la cadera y de la columna vertebral, utilizando una máquina DXA central (DXA por sus siglas en inglés “central dual-energy x-ray absorptiometry” lo que significa absorciometría de rayos X de energía dual) (4). Todos los adultos en edad avanzada deben ser evaluados para el diagnóstico de osteoporosis, y las personas con múltiples factores de riesgo deben ser evaluados más temprano (2). De ser diagnosticada, esta debe ser tratada lo antes posible para así tratar de evitar su progresión.

Entre los tratamientos utilizados para la osteoporosis se encuentran: educación sobre medidas de seguridad para la prevención de caídas o golpes, nutrición apropiada, ejercicios, y medicación. Se recomienda una nutrición balanceada, en particular, alta en calcio y vitamina D. También, ejercicios específicos donde no se aplique presión o movimientos repentinos. Algunos de los medicamentos utilizados son: bifosfonatos, calcitonina; estrógeno (terapia hormonal); y agonistas / antagonistas de estrógenos (también llamados moduladores selectivos de receptores de estrógenos o SERM)(4).

Otras también utilizados son: análogo de la hormona paratiroidea (PTH); análogo de proteína relacionada con la hormona paratiroidea (PTHrp); Inhibidor del ligando RANK (RANKL); y complejo de estrógeno selectivo de tejido (TSEC) (4). Esto, dependiendo de su causa principal. Uno de los más utilizados son los bifosfonatos.

Conocer sobre los factores de riesgos de la osteoporosis, como evitarla, y como es diagnosticada es clave para los profesionales de la salud, ya que de esta manera pueden orientar a la población en general sobre como batallar contra esta enfermedad. Es importante tener presente la posibilidad de este diagnóstico, para así evaluar a cada paciente según sus factores de riesgos, y de esta manera, aumentar las posibilidades de identificar a los pacientes precozmente. Esto ayuda al profesional de la salud a brindar el tratamiento necesario lo antes posible, y así evitar su progresión y sus complicaciones. El dar énfasis en la prevención de esta enfermedad es de suma importancia, esto ya que esta puede ser prevenida.

Referencias Bibliográficas:

1) Mayo Clinic. (2020). Osteoporosis. Atención al paciente e información médica: Enfermedades y afecciones. Recuperado el 14 de diciembre de 2020 en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/osteoporosis/symptoms-causes/syc-20351968
2) Wilkins, C. H. (2007). Osteoporosis screening and risk management. Clinical Interventions in Aging. 2(3): 389-394. Recuperado el 14 de diciembre de 2020 de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2685263/
3) Clínica Universidad de Navarra. (2019). Diagnóstico y Tratamiento de la Osteoporosis en la Clínica . Recuperado el 14 de diciembre de 2020 en https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/osteoporosis
4) The National Institute of Health (NIH). (2018). Osteoporisis Overview. NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center. Recuperado el 14 de diciembre de 2020 en https://www.bones.nih.gov/health-info/bone/osteoporosis/overview

Agenda de Salud